7 formas guardar edredones

Muchas personas guardan el edredón para cama al alcance de sus manos, mientras que otras los guardan en una caja, fuera de la vista y de la mente. Lo que muchos no saben es que los edredones pueden dañarse con facilidad o incluso arruinarse por completo si no se almacenan  de forma adecuada. 

Si quieres que perduren en el tiempo y se mantengan en condiciones óptimas, en el siguiente artículo te mostramos 7 formas de guardar edredones.  

1. Colócalos en una habitación que no uses 

La mejor manera de almacenar un edredón es colocarlo sobre una cama que no uses con frecuencia, pues así la tela podrá ventilarse y extenderse. A diferencia de almacenarlo en un espacio pequeño, este método permite que no se le formen arrugas y que el tejido no se estire. 

Si te preocupa el olor, esta manera de preservar tu edredón también es excelente, ya que, si este se encuentra en un lugar ventilado, los malos olores no se impregnarán en las fibras. Solo ten cuidado si el dormitorio no tiene cortinas, pues la tela podría desteñirse más rápido si está expuesto a los rayos del sol. 

Te puede interesar: Lava tu edredón en 6 sencillos pasos

2. Enróllalos, no los dobles

enrolla edredones dobles

Cualquier pieza de tela almacenada durante mucho tiempo está destinada a formar arrugas muy marcadas que pueden tardar mucho tiempo en eliminarse. Cuanto más tiempo permanezca la tela en una posición, más permanentes serán estas marcas. Si quieres que tus edredones salgan ilesos, enróllalos en lugar de doblarlos. 

No solo es más fácil enrollar un edredón que doblarlo, sino que puedes almacenar un mayor número de estos elementos con este método. Si tienes que doblarlo, hazlo de forma uniforme y ordenada. De esta manera, cuando lo saques de su almacenamiento, los pliegues estarán en buen estado y se podrán eliminar fácilmente con el paso del tiempo. 

3. Usa la cama para guardarlos  

Una cama con cajones es el lugar perfecto para guardar un edredón. Es un espacio seco, oscuro, espacioso y de fácil acceso, pero lo bastante discreto como para no ocupar demasiado espacio de almacenamiento en la habitación. 

4. Guárdalos en un baúl 

Si las camas con cajones no despiertan tu interés, otra solución igual de práctica es guardar los edredones en un baúl para dormitorio. Este objeto suele ir ubicado al final de la cama, posee una gran capacidad de almacenamiento y tiene el mismo ancho que el colchón para un aspecto uniforme. 

Asimismo, también puede ser útil como un asiento extra. Recuerda que no tienes por qué colocarlo solo en tu dormitorio; puedes ubicarlo en tu sala de estar o incluso en el comedor. 

5. No los guardes cubiertos de cartón o con papel periódico

Guardar los edredones en cartón o con periódicos no es una buena idea. El cartón absorberá la humedad y secará la tela. Además, la tinta de los periódicos puede transferirse al tejido arruinándolo por completo. Asimismo, el cartón y el periódico son un auténtico imán para los insectos, que son lo último que quieres tener cerca de tus edredones.

Te puede interesar: ¿Qué considerar al comprar un edredón?

6. Cúbrelos con materiales suaves

Aunque hay muchos tipos de bolsas para guardar ropa en el mercado ahora mismo, no deberían ser tu primer recurso para almacenar un edredón. El contacto directo con el plástico durante mucho tiempo puede dañar la delicada tela. En su lugar, cúbrelo primero con una funda de almohada o una sábana de algodón y luego guárdalo en una de estas bolsas. 

7. Mantenlos frescos, secos y alejados de la luz

mantenlos frescos secos alejados luz

 

Los edredones deben protegerse de sus tres principales agresores: el calor, la humedad y los rayos del sol. El calor junto con la humedad pueden generar moho e incluso descomponer el tejido. De igual forma, la humedad es peligrosa, ya que, cuando se filtra en la tela, fomenta la aparición de hongos e incluso puede atraer algunos insectos. 

Asimismo, los rayos del sol son otro elemento peligroso. Cada edredón está hecho con diferentes tipos de telas que tienen su propia tolerancia a la decoloración. Sin embargo, la mayoría de los tejidos tienden a desteñirse por la exposición prolongada a los rayos del sol. 

A fin de eliminar el riesgo de que el color se desvanezca, guarda tu edredón en un lugar donde no esté expuesto a la luz.  

Ahora ya conoces 7 maneras de almacenar tus edredones. Guardar un edredón puede parecer simple al principio, pero incluso los errores más pequeños pueden provocar la decoloración, la acumulación de moho y los malos olores. Sigue estas recomendaciones y evita estas complicaciones. ¡Esperamos que esta información te haya sido útil! 

¿Estás pensando en comprar edredones o accesorios para tu dormitorio y que complementen tu hogar a la perfección? En Colineal te ofrecemos una amplia variedad de artículos para la casa a solo un par de clics de distancia. Visita nuestra web y conoce nuestros productos.

Productos Destacados

Sofa Cama Vento #Color_Old Lace "5439"Sofa Cama Vento #Color_Old Lace "5439"
Sofa Cama Vento
+2
+1
Precio de venta$436.63 Precio habitual$623.75
Reseñas
Disponibles, 17 unidades