4 consejos para que encuentres la alfombra perfecta para tu habitación
alfombra

 

Al buscar alfombras para dormitorios, debes tomar en consideración el estilo, color y material. Toda característica cuenta, sobre todo si se trata de adornar tu habitación en base a tus gustos y necesidades. Por tal motivo, en el siguiente artículo encontrarás consejos que te ayudarán a elegir la alfombra que luzca mejor para ti. 

Para adquirir una, debes tomar en consideración el estilo, color y material. Toda característica cuenta, sobre todo si se trata de adornar tu habitación en base a tus gustos y necesidades. Así, en el siguiente artículo encontrarás consejos que te ayudarán a elegir la mejor alfombra para tu dormitorio.

 

 Mide el espacio de tu habitación

Las alfombras vienen en todas las formas y tamaños, pero no todas te darán la satisfacción de haber escogido la correcta. El primer paso antes de adquirir una es saber cuál es el tamaño exacto de tu habitación. De esta manera, podrás optar entre estas opciones sin problemas: 

1. Alfombras de 152 x 243

Debido a su tamaño, esta alfombra no llega a revestir todo el piso de una habitación por completo. Ubicada al centro de esta, cubre esencialmente los lugares por donde sueles caminar o sentarte. 

2. Alfombra de 121 x 183

tamaño-alfombra

 

Este tipo de alfombra es ideal si compartes un dormitorio con otra persona y planeas conservar tu estilo sin perjudicar el del contrario. Encaja perfectamente junto a tu cama sin ocupar la totalidad del espacio distribuido. Eso significa que aún tendrás un lugar cómodo que se distinga del de tu compañero sin generar molestias. 

2. Alfombra de 183 x 274

Para algo más parecido a una alfombra de pared a pared, escoge esta opción. Esta normalmente será lo suficientemente grande como para cubrir todo el piso de tu habitación y extenderse debajo de la cama. 

3. Alfombra de 91 x 152

Para habitaciones pequeñas o diseñadas para propósitos específicos, estas alfombras son una gran alternativa, ya que son excelentes candidatas para colocar junto a una cama o en el área donde se encuentra el  tocador de tu habitación

 

Te puede interesar: Descubre 8 tipos de almohadas para camas

 

 Escoge el color adecuado

Es importante elegir un color que refleje tu estilo personal. Ya sean colores neutros y suaves o brillantes, es necesario hacer de la alfombra la pieza central de tu habitación. Recuerda mantener la afinación entre cada uno de los diseños, de esta manera tendrás un dormitorio armonioso y adecuado para ti.

 

Opta por la comodidad

Además de verse bien, las alfombras tienen un importante propósito práctico en un dormitorio. Para maximizar tu comodidad, piensa en el tipo de alfombra que deseas. Dependiendo de lo que estés buscando, existen tres tipos de alfombra:

1. Alfombras de pelo alto

Las alfombras de pelo alto o alfombras de área tienen fibras y bucles más largos. Debido a su altura, permiten más elasticidad y tienden a verse y sentirse más suaves que aquellas de pelo medio y bajo. No obstante, son más difíciles de aspirar. 

Para mantenerlas en condiciones nuevas durante el mayor tiempo posible, evita colocarlas en áreas donde haya mucho tráfico. 

2. Alfombras de pelo bajo

pelo-bajo-alfombra

 

Debido a que tienden a sentirse más suaves y facilitan la aspiración, las alfombras de pelo bajo son las mejores para las habitaciones de niños.

3. Alfombras de pelo medio

Si deseas el aspecto lujoso de una alfombra de pelo alto y la sensación de suavidad de la de pelo bajo, considera esta opción. Esta tiene la altura suficiente para ofrecer una apariencia estilizada y la densidad necesaria como para que sea fácil de limpiar. 

 

Piensa en el material

Existen cuatro tipos de alfombras dependiendo del material con el que están elaboradas. Estas son:

1. Alfombras de área

Como se mencionó anteriormente, las alfombras de área o alfombras de pelo alto se caracterizan por ser peludas y brindar diseño y estilo a tu dormitorio. Mayormente, están hechas de felpa de polipropileno, obteniendo un tacto suave y delicado. 

2. Alfombras de poliéster

Las alfombras de poliéster son otra buena opción. Esto se debe a que este material no permite que el color o patrones de la alfombra se desvanezcan fácilmente. A su vez, debido a su naturaleza poco absorbente, es sencillo limpiar manchas de agua. 

3. Alfombras de lana

Las alfombras de lana son suaves al tacto y se pueden limpiar fácilmente. Sin embargo, puede ser complicado quitar manchas de vino o jugo de ellas. 

4. Alfombras de yute

El yute es otra buena inversión, ya que es bastante duradero y le da un aspecto rústico a tu dormitorio. 

 

Escoger una alfombra no es tarea sencilla. Tienes que pensar en diferentes características, tales como el color, el tamaño, la forma y el material. Todas y cada una de ellas deben ir estrechamente relacionadas con tus gustos y estilos. De esta manera, sentirás la satisfacción de haber realizado una compra adecuada.

Sabiendo que las alfombras ayudan a personalizar tu habitación, en Colineal contamos con una amplia gama de productos especializada en armonizar tu espacio personal. En caso de requerir mayor información sobre nuestros productos, puedes visitar nuestra tienda virtual en cualquier momento. 

 

AccesoriosAlfombrasColineal homeConsejosDecoraciónDormitorio