8 consejos para mantener tu clóset organizado

Al momento de organizar tu hogar, encargarte del armario de tu dormitorio es quizás una de las tareas más difíciles pero, en última instancia, satisfactorias. Pero, no te preocupes. En el siguiente artículo, te enseñamos cómo organizar closets. Una vez que hayas finalizado esta tarea, podrás limpiar tu cama de madera, velador, cómoda y el resto de tu habitación.

Si no tienes idea por dónde comenzar, aquí te mostramos 8 consejos:

1. Ordena tu ropa por categoría

Una forma rápida y sencilla de ordenar tu ropa es distribuirla por tipo. Colocar cada prenda en una enorme pila de ropa sobre tu cama es abrumador e ineficaz. En su lugar, sepárala en categorías como pantalones, vestidos, blusas, ropa de abrigo, accesorios y ropa interior. Luego, ordena todos los elementos de una sola categoría antes de pasar a la siguiente.

¿Por qué es mejor este método? Porque es mucho más fácil comparar prendas similares cuando están todas agrupadas frente a ti, lo que facilita deshacerte de las cosas que sabes que tienes en exceso o que no quieres.

A medida que revisas tus cosas, comprométete a conservar solo la ropa que sabes que amas y que usas con frecuencia. Si dudas de alguna prenda, colócala en la pila para donación.

2. Vacía y limpia tu armario

armario blanco vacío

Una vez que hayas separado tu ropa, zapatos y accesorios en pilas de «donar» y «conservar», revisa tu armario y saca cualquier otra cosa que aún quede dentro. Cuando ya esté completamente vacío, dale a tu armario una limpieza profunda. Aspira la alfombra, limpia la estantería y limpia cualquier rasguño o suciedad de las paredes.

3. Diseña tu armario ideal

Toma nota de las mejores características de tu armario: tal vez tienes mucho espacio de almacenamiento vertical, estanterías integradas o varias barras para colgar. Úsalos a tu favor. En el caso de las áreas que no son tan buenas (por ejemplo, los estantes superiores de difícil acceso o la falta total de estantes), averigüa qué puedes hacer para solucionar estos problemas.

Por ejemplo, puedes usar un organizador de zapatos colgante para guardar camisetas, y contenedores de plástico grandes para almacenar ropa de playa, trajes de baño y sombreros.

4. Guarda tu ropa por categoría

Este consejo puede parecer obvio, pero marca la diferencia cuando deseas encontrar tu acogedor suéter de tu alma mater rápidamente. Mantén los artículos similares juntos. Guarda todos tus cinturones en el mismo lugar, cuelga tus vestidos de verano uno junto al otro y separa tus camisetas de entrenamiento de tu pijama.

Te puede interesar: 8 consejos para crear un dormitorio minimalista

5. Cuelga cualquier objeto delicado, elegante o resistente

Tal vez tengas suficiente espacio para colgar todos y cada uno de las camisetas que tienes, pero si no es así, solo cuelga las cosas obvias. Eso significa artículos delicados como vestidos, faldas y lencería, artículos elegantes como trajes y piezas gruesas como abrigos y blazers.

A continuación, te mostramos un consejo de Marie Kondo (la persona más organizada del mundo) para darle a tu armario un aspecto limpio y alegre: cuelga todo en la misma dirección. Es decir, los artículos más largos deben ir en la parte izquierda y los más cortos en la derecha para que la parte inferior de tu ropa cree una línea inclinada hacia arriba.

6. Utiliza ganchos del mismo color

No hay nada más caótico que una colección de ganchos de plástico de color neón y alambre que intentan coexistir pacíficamente entre sí. Limita el desorden visual y dale a tu armario un aspecto elegante y aerodinámico mediante el uso de ganchos del mismo color para tu ropa.

Solo asegúrate de invertir en ganchos que realmente funcionen para lo que tienes. Opta por ganchos de terciopelo resistentes en lugar de las variedades de plástico delgados, por ejemplo, para colgar trajes pesados. Y evita los ganchos de madera si tienes muchas blusas de seda resbaladizas.

7. Apila artículos gruesos como jeans y suéteres

Ahorra espacio en los cajones y en la barra de tu clóset. Apila suéteres de invierno voluminosos y jeans rígidos (en pilas separadas, por supuesto). Estos artículos pueden apilarse perfectamente en el espacio de los estantes porque son robustos y gruesos, lo que significa que no se desplomarán, arrugarán ni perderán su forma cuando los dobles.

Además, podrás ver cada prenda de cada pila con claridad, lo que hará que sea mucho más fácil encontrar lo que estás buscando.

8. Enrolla camisetas, pijamas y ropa deportiva en cajas de almacenamiento

persona enrollando su ropa en un cajón

Cosas como camisetas de algodón, leggings y pantalones cortos de poliéster tienden a ser delgados y flexibles, lo que los convierte en candidatos perfectos para la técnica de enrollar y doblar.

Esta técnica ahorra mucho espacio si lo haces bien. En lugar de doblar y apilar tu ropa más suave y delgada, simplemente dóblala por la mitad y enróllala en pequeños tubos. Guarda la ropa enrollada en cajas abiertas (ideal para deslizar en cajones), o usa cestas de alambre o contenedores claros (perfectos para estanterías).

Ahora ya sabes cómo mantener tu clóset organizado. Cuanto más a menudo trabajes en el mantenimiento de tu armario, menos tiempo te tomará. ¡Esperamos que esta información te haya resultado interesante y útil!

¿Estás pensando adquirir un nuevo armario? En Colineal te ofrecemos una amplia variedad de artículos para la casa a solo un par de clics de distancia. Visita nuestra web y conoce nuestros productos.
Closet