Menaje de mesa, ¡siempre a punto!

Publicado el 07/25/18 36 2018

A la hora de comer, estés solo o acompañado, es muy importante tener tu mensaje de mesa siempre listo para que la comodidad y sofisticación reinen al momento de degustar tus platillos favoritos.  Con todos los utensilios y un comedor adaptado a tus necesidades, ¡disfrutarás cada una de tus mordidas!

Continúa leyendo este artículo para que no olvides ni una sola cucharita. Sigue cada punto al pie de la letra y no olvides añadir una pizca de creatividad al menaje de mesa de tu hogar, pues así tendrá tu propio toque de personalidad.

 

 

¡Que nada ni nadie te tome por sorpresa!

En cuanto al diseño, dependiendo de tus gustos podrás seleccionar desde la más sobria hasta la más colorida. Recuerda tener presente la ocasión, no querrás desentonar con una vajilla muy elegante o quizás demasiado casual. Lo importante es que tengas suficientes platos para terminar la comida: repite de postre si deseas, pero nunca de plato. 

 

 

Si en tu hogar  vives solo con tu pareja, una vajilla de 6 será más que suficiente, en cambio una familia de 6 necesitarás 12 platos para no tener que hacer malabares cuando lleguen visitas. Sea como sea, ten siempre un par de repuesto: ¡no vienen con alarma contra caídas! 

 

 

Si en tu hogar vives solo con tu pareja, una vajilla de 6 será más que suficiente, en cambio una familia de 6 necesitarás 12 platos para no tener que hacer malabares cuando lleguen visitas. Sea como sea, ten siempre un par de repuesto: ¡no vienen con alarma contra caídas! 

 

 

Los platos son uno de los elementos estrella a la hora de componer una mesa, pero ¿cuántos platos se usan por persona? Dependiendo de la ocasión.

En un almuerzo casual, utilizarás un plato llano para el arroz y un plato hondo para la crema o sopa, en cambio, si es una ocasión formal, haz de colocar sobre el plato bajo, el plato principal y encima de él, el plato donde servirás la entrada.

Recuerda que toda mesa se pone de acuerdo con los alimentos y porción que se servirá.

 

 

Cristalería: ante cualquier situación, ¡siempre listo!

Los vasos y copas te ayudan a disfrutar mejor de cada bebida. Ten presente la ocasión y el tipo de bebida que brindarás a tus invitados, pues no es lo mismo degustar un buen vino que brindar a la hora del postre o tomar un zumo que beber una cerveza, por lo tanto, procura servir cada bebida en el vaso adecuado.

 

Entre los básicos, necesitas vasos resistentes para el día a día, sobre todo pensando en los niños. Añade a estos, vasos de tubo para bebidas con hielo y 2 tipos de copas de vino: grandes para el vino rosado y tinto y pequeñas para el blanco, no olvides las copas de champagne y tendrás todo lo que necesitas para cada ocasión, todo depende de cómo quieras sorprender a tus invitados

 

 

 

Cubertería: ¡Que no se te escape ni un bocado!

Si hablamos de cantidades, asegúrate de poseer por lo menos el doble de cubiertos de lo necesario, ¡la mitad siempre está en el lavavajillas! Entre la cubertería básica que debes tener en tu cocina están: cuchillo, tenedor, cuchara sopera y otra para el postre, ¡que nadie te sorprenda!

 

 

Recuerda colocar los cubiertos en el orden que serán utilizados. A la izquierda se coloca el tenedor y a la derecha primero el cuchillo (con el filo hacia el plato) y luego la cuchara, en caso de que haya sopa. Por otro lado, en la esquina superior derecha, justo encima del cuchillo, se coloca un vaso para agua, no olvides colocar la servilleta encima del plato, a un lado o debajo del tenedor.

 

 

Los textiles de la mesa, tus aliados

Vestir la mesa de domingo, para una noche romántica o de gran celebración puede ser tan sencillo como elegir el mantel adecuado. Hay muchas formas de cubrir la mesa y cada una te ayudará a enmarcar la reunión en un ambiente distinto. 

 

 

Puedes optar por un mantel entero que cubra toda la superficie: dará al evento un aire fresco y festivo. Cuando combines colores y texturas, recuerda la vajilla que pondrás para que la combinación sea perfecta. Una vajilla más sobria te permitirá jugar tanto como quieras con los estampados y colores de los textiles; si optas por platos y vasos más llamativos, elige un mantel y unas servilletas más neutros así evitarás saturar a tus invitados.

Puedes combinar los colores de tu mantel con el resto de la decoración de tu comedor para que luzcan en armonía. Los colores neutros como el blanco o sus derivados son muy versátiles, clásicos y correctos. Si te atreves con algo más fuerte, prueba con el rojo pasión o un verde que aporte una nota de aire fresco a tu comedor o cocina.

 

 

 

Ahora que conoces algunas ideas sobre cómo preparar la mesa y qué es lo que no puede faltar en ella para estar listo ante cualquier situación, es momento de equipar tu comedor con el mejor menaje, no olvides darle tu propio toque de personalidad y sorprende a todos estando, ¡siempre listo!

Y tú, ¿estás preparado?

x